Osteocondrosis de la región cervical

La osteocondrosis cervical es una enfermedad crónica de la columna vertebral en el segmento C1-C7, en la que se producen cambios degenerativos en los discos intervertebrales.

La osteocondrosis cervical es la segunda más común entre todas las patologías degenerativas-distróficas de la columna (después de la osteocondrosis lumbar). En las últimas décadas, esta enfermedad se ha vuelto significativamente "más joven", y hoy en día cada vez más personas de edad relativamente joven (hasta 35-40 años) se ven afectadas por ella.

El tratamiento farmacológico de esta enfermedad es sintomático y no detiene el desarrollo de complicaciones: protrusión, hernia intervertebral.

La efectividad del tratamiento no farmacológico depende de la etapa de la enfermedad. Para lograr resultados positivos estables, es necesario influir en la causa de los trastornos metabólicos en los discos intervertebrales.

En las clínicas, para esto, se utiliza una terapia compleja utilizando los métodos de fisioterapia oriental y reflexología, que da resultados positivos en más del 90% de los casos.

disco vertebral normal y dañado

Síntomas, signos

Los síntomas de la osteocondrosis cervical se pueden dividir en tres grupos.

  1. El primer grupo de síntomas está asociado con las causas de su aparición: espasmos musculares. Se manifiestan por dolor persistente y sensación de rigidez en la zona del cuello-collar, parte superior de la espalda.
  2. El segundo grupo de síntomas está asociado con raíces nerviosas pellizcadas en los segmentos C1-C7: estos son: dolor en la parte posterior de la cabeza, entumecimiento, debilidad de los dedos, dolor en el corazón, debajo del omóplato, en el hombro, antebrazo. Cuando se pinza una raíz nerviosa en la parte inferior de la región cervical y en su límite con la columna torácica, se desarrolla la neuralgia intercostal: dolor quemante o punzante en el pecho, que se intensifica al intentar respirar hondo, al toser, estornudar, enrojecimiento de la piel en los espacios intercostales. Los síntomas de la osteocondrosis cervical asociados con el pellizco de la raíz nerviosa en la columna vertebral, por regla general, son de naturaleza unilateral y se agravan con los movimientos y el esfuerzo físico.
  3. El tercer grupo de síntomas está asociado con una violación del suministro de sangre al cerebro: estos son: mareos, dolores de cabeza, oscurecimiento, moscas en los ojos, ruido o zumbido en los oídos, saltos en la presión arterial, alteración de la coordinación de movimientos, inestabilidad marcha, deterioro de la memoria, disminución del rendimiento mental, náuseas.

El complejo de síntomas de osteocondrosis de la región cervical, asociado con una violación del suministro de sangre al cerebro, se denomina síndrome de insuficiencia vertebrobasilar.

Causas del desarrollo, etapas.

La región de las vértebras cervicales es la parte más móvil de la columna, que experimenta una carga constante, soportando la cabeza y aguantando su peso.

¡Importante!

Cuando la cabeza se inclina hacia adelante, la carga sobre los discos intervertebrales aumenta significativamente, lo que acelera su desgaste y provoca el desarrollo de osteocondrosis. Es por eso que muchos expertos consideran que la pasión por los teléfonos inteligentes y otros dispositivos es uno de los factores en la rápida propagación de esta enfermedad.

Las cargas sobre la columna vertebral se amortizan y compensan mediante almohadillas elásticas que se ubican entre las vértebras y se denominan discos intervertebrales. Consisten en tejido conectivo (colágeno) y contienen una gran cantidad de líquido. El colágeno proporciona elasticidad, amortiguación y resistencia al agua a la compresión.

Si se altera el suministro de sangre a los discos intervertebrales, esto conduce a una ralentización en el proceso de regeneración de los tejidos conectivos y, al mismo tiempo, a la deshidratación. Como resultado, los discos pierden sus propiedades de amortiguación y resistencia a las cargas.

La razón principal para el desarrollo de la osteocondrosis cervical es la tensión muscular, la hipertonicidad y los espasmos de los músculos de la parte superior de la espalda, la zona del cuello. El desarrollo de la enfermedad se ve facilitado en gran medida por una violación de la postura (encorvamiento), un estilo de vida sedentario y una larga estadía en una posición estática.

Los espasmos musculares impiden el flujo de sangre a la columna vertebral, interrumpen la circulación sanguínea y el suministro de sangre a los discos intervertebrales. Esto conduce a una violación de los procesos de metabolismo y regeneración de tejidos.

Los discos intervertebrales reciben cada vez menos colágeno (el material de construcción de los tejidos conectivos) y oxígeno. El proceso de su renovación celular se ralentiza.

Como resultado, el desgaste de los discos intervertebrales ocurre más rápido que su recuperación: se desarrolla la osteocondrosis.

El hambre de los discos intervertebrales conduce a su degeneración y, como resultado, a cambios degenerativos: se aplanan cada vez más, se vuelven secos y delgados. Cuando el núcleo pulposo se seca, se forman grietas radiales en él y el anillo fibroso duro del disco se desfibra y se afloja.

Dado que la región cervical experimenta una carga constante por el peso de la cabeza y sus movimientos (inclinaciones, giros hacia la derecha, hacia la izquierda), el proceso de cambios degenerativos-distróficos en ella se desarrolla especialmente rápido. El grosor de los discos se hace más pequeño, la altura de los espacios entre las vértebras se reduce, se acercan entre sí.

Cada vértebra consta de un cuerpo, en el que se encuentra el canal espinal y pasa y procesa la médula espinal. Cuando las vértebras se acercan, sus procesos se cierran y, como garrapatas, capturan y pellizcan las raíces de los nervios que se extienden desde la médula espinal.

El dolor cuando se pellizca se extiende a lo largo del nervio, irradiando hacia el corazón, el brazo, el hombro, debajo del omóplato.

¡Importante!

Las raíces nerviosas se llaman "radículas", y el síndrome de dolor que ocurre cuando se pellizcan se llama radiculopatía. El pellizco prolongado de las raíces nerviosas a menudo conduce a su inflamación: ciática.

Dolor cuando un nervio pellizcado provoca un espasmo muscular adicional, que comprime la arteria vertebral. Esta arteria lleva sangre al cerebro. Cuando se aprieta, el suministro de sangre al cerebro empeora, se desarrolla su falta de oxígeno (hipoxia), lo que provoca el síndrome de insuficiencia vertebrobasilar.

Para compensar las cargas en el contexto de cambios degenerativos-distróficos en los discos intervertebrales, aparecen crecimientos óseos, osteofitos, a lo largo de los bordes de las vértebras. Su crecimiento limita el rango de movimiento en la región cervical, crea una sensación de rigidez.

En la última etapa de la enfermedad, la lordosis fisiológica (curvatura de la columna en la región cervical) se suaviza.

En su desarrollo, la osteocondrosis cervical pasa por cuatro etapas:

  1. En la primera etapa, hay una disminución progresiva de la altura del espacio entre las vértebras en el contexto de un adelgazamiento creciente del disco intervertebral. Esto provoca un pellizco de la raíz nerviosa, una violación de la inervación de la mano. Se desarrolla un síndrome de dolor, así como un síndrome de insuficiencia vertebrobasilar asociado con un deterioro en el suministro de sangre al cerebro y su hipoxia. Los crecimientos óseos se forman a lo largo de los bordes de las vértebras. Los cambios degenerativos-distróficos en la columna vertebral son claramente visibles en la radiografía y la tomografía.
  2. En la segunda etapa, el disco sobresale en el contexto del debilitamiento, la fibrización y el aflojamiento del anillo fibroso duro externo: la protuberancia. Muy a menudo, la protuberancia tiene un carácter local y se dirige en la dirección posterior, hacia la columna vertebral. Tales protuberancias se llaman dorsales. Una protuberancia en la dirección lateral se denomina protuberancia lateral. En el contexto de la inestabilidad de la región cervical y el crecimiento de osteofitos, es posible el desarrollo de espondiloartrosis.
  3. En la tercera etapa, el anillo fibroso externo no puede soportar la presión interna y las rupturas. En este caso, parte del núcleo pulposo se exprime hacia afuera: se forma una hernia intervertebral. Si el prolapso del disco ocurre en la dirección posterior, es posible la compresión (estenosis) de la médula espinal con el desarrollo de paresia unilateral o bilateral, parálisis.
  4. En la cuarta etapa, los discos intervertebrales pierden por completo sus funciones, el rango de movimiento en la región cervical se reduce al mínimo. Los osteofitos alcanzan tal tamaño que hacen imposible girar la cabeza.

Diagnóstico

El diagnóstico de osteocondrosis cervical incluye un examen externo y estudios de hardware.

Durante un examen externo, el médico realiza la palpación de la región cervical, revela los centros de espasmos musculares (puntos gatillo) y determina la localización de la enfermedad. A continuación, realiza pruebas sobre la fuerza muscular de las manos para evaluar la violación de la inervación.

De los métodos de diagnóstico de hardware, se utilizan la radiografía y la resonancia magnética nuclear (RMN).

La radiografía muestra la altura de los espacios entre las vértebras (y su reducción), osteofitos.

La resonancia magnética (RM) le permite examinar con más detalle los tejidos conectivos: el disco intervertebral, los ligamentos, las estructuras nerviosas y los vasos sanguíneos. El tomograma muestra la estructura del disco intervertebral, su protrusión, la presencia de una hernia o protuberancia, la presencia o ausencia de estenosis de la médula espinal y ayuda a evaluar el grado de trastornos circulatorios.

La dopplerografía (USDG) se utiliza para estudiar el flujo sanguíneo en la arteria vertebral.

Tratamiento de la osteocondrosis cervical

Junto con la acupuntura, la acupresión, la terapia de vacío y la moxibustión, la hirudoterapia se usa ampliamente en la medicina oriental para el tratamiento de la osteocondrosis cervical. Las sanguijuelas médicas se instalan en la zona del cuello y en la parte posterior de la cabeza.

El secreto de la saliva de sanguijuela contiene un complejo de sustancias bioactivas que diluyen la sangre y tienen un efecto antiinflamatorio. La hirudoterapia ayuda a mejorar el suministro de sangre al cerebro y los discos intervertebrales, estabiliza la presión arterial, alivia el dolor y la inflamación. Este es uno de los tratamientos no farmacológicos auxiliares efectivos para la osteocondrosis de la columna cervical.

  1. Métodos médicos de tratamiento.Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) a base de diclofenaco, ibuprofeno, ketoprofeno, piroxicam, etc. se usan en forma de ungüentos, inyecciones o por vía oral para reducir la inflamación y el dolor cuando se usa un nervio pinzado. Para aliviar el dolor intenso, se puede inyectar un analgésico en el espacio epidural, entre el periostio y el revestimiento de la médula espinal. Este método se llama bloqueo epidural. El efecto de la anestesia dura de varios días a varios meses. Como ayuda, se pueden prescribir condroprotectores (para ralentizar el proceso de destrucción de los tejidos conectivos de los discos intervertebrales, articulaciones), vasodilatadores, complejos vitamínicos (vitaminas B, A, E). Para reducir la tensión muscular, se utilizan espasmos, antiespasmódicos, relajantes musculares.
  2. Tratamiento no farmacológico.Los métodos no farmacológicos incluyen reflejo y fisioterapia para reducir la carga en los discos intervertebrales, mejorar la circulación sanguínea, eliminar los espasmos musculares, la hipertonicidad, reducir el dolor y otros síntomas de la enfermedad, la inflamación.
  3. Cirugía
    La principal indicación para la cirugía es la estenosis de la médula espinal o una alta probabilidad de su desarrollo.
    La cirugía para la osteocondrosis de la columna vertebral se llama discectomía. Consiste en la extirpación parcial o total del disco afectado y su sustitución por una endoprótesis.

¡Importante!

Una operación quirúrgica no elimina la causa de la osteocondrosis y sus complicaciones, por lo tanto, en el 10-15% de los casos, se desarrollan recaídas después de ella: nuevas protuberancias, hernias en segmentos vecinos de la región cervical.

Tratamiento en la clínica

El tratamiento de la osteocondrosis cervical en una clínica especializada ayudará a eliminar la causa del desarrollo de la enfermedad y, como resultado, desaparecerán sus síntomas y se evitará el desarrollo de complicaciones.

El tratamiento puede llevarse a cabo por medios no farmacológicos, sin cirugía. Su efectividad en 1 - 3 etapas de la enfermedad es más del 90%.

Se logra un alto efecto terapéutico debido a la sinergia de varios métodos como parte de una sesión compleja que dura de 1 a 1, 5 horas.

  1. Acupresión.Con una fuerte presión sobre los centros de activación, el médico alivia los espasmos musculares, relaja los músculos tensos y elimina los obstáculos para el flujo sanguíneo y el suministro de sangre a la columna vertebral. Con la ayuda de la acupresión, se elimina la causa principal del desarrollo de la enfermedad, se mejora la circulación sanguínea y se aceleran los procesos de metabolismo y regeneración de tejidos en los discos intervertebrales.
  2. Moxoterapia.El calentamiento puntual de la zona del cuello cervical, la parte superior de la espalda, el occipucio provoca el flujo sanguíneo, acelera la curación y restauración de los discos intervertebrales, moviliza y estimula los mecanismos naturales de recuperación. Junto con la acupresión, este es uno de los procedimientos clave en el tratamiento de la osteocondrosis.
  3. Acupuntura.La introducción de agujas en los puntos bioactivos mejora la conductividad de los canales nerviosos, elimina el entumecimiento de la mano y restaura la fuerza muscular de la mano. Además, la acupuntura tiene un efecto analgésico que no es inferior al uso de analgésicos (bloqueo epidural) y superior a los AINE.
    La acupuntura mejora el efecto de la acupresión, tiene un efecto antiinflamatorio y antiedematoso.
  4. Terapia de piedras.El calentamiento con piedras estimula el flujo sanguíneo, ayuda a relajar mejor los músculos tensos y acelera la recuperación de los discos intervertebrales.
  5. Terapia de vacío.El masaje con ventosas y ventosas mejora la circulación sanguínea, crea flujo sanguíneo, estimula la recuperación del disco y ayuda a aliviar la tensión muscular.
  6. Terapia manual.Al aplicar una tracción suave (tracción) de la columna vertebral, el médico descarga los discos intervertebrales, aumenta la altura de los espacios entre las vértebras, libera las raíces nerviosas pellizcadas, los vasos sanguíneos, aumenta la movilidad de la región cervical y alivia el dolor.

La terapia manual solo se puede usar para la osteocondrosis no complicada. La tracción espinal debe realizarse estrictamente a mano. Los métodos de tracción de hardware, por regla general, son ineficaces y, en caso de una enfermedad complicada, son peligrosos e inaceptables. En presencia de hernia o protrusión dorsal con riesgo de estenosis medular, la terapia manual está contraindicada. Se debe realizar una resonancia magnética para descartar contraindicaciones.

Antes de una sesión de terapia manual, los músculos de la espalda deben estar bien relajados, la columna vertebral no debe estar en un estado de sujeción. De lo contrario, el procedimiento puede generar complicaciones: ruptura de ligamentos, distensión o ruptura muscular, fractura de la articulación intervertebral. En la clínica, la terapia manual se usa solo después de una acupresión preliminar para eliminar por completo el riesgo de efectos secundarios.

El curso del tratamiento de la osteocondrosis cervical generalmente consta de 10 a 15 sesiones complejas, que se llevan a cabo cada dos días. Después de eso, se realiza una resonancia magnética de seguimiento para evaluar los resultados obtenidos.

Después de seis meses, se puede prescribir un segundo curso de tratamiento (generalmente con osteocondrosis complicada).

Complicaciones

En la región cervical, el diámetro del canal espinal (espinal) es mínimo, por lo que las hernias y las protuberancias, incluso de pequeño tamaño, representan un grave peligro.

La complicación más grave de la enfermedad es la estenosis de la médula espinal, que puede provocar la interrupción de los sistemas cardiovascular, respiratorio y otros del cuerpo, paresia, parálisis y, como resultado, discapacidad.

Prevención

La mejor prevención de la osteocondrosis cervical es la natación, los juegos al aire libre y otras actividades físicas, además de mantener una postura adecuada.

¡Importante!

Un buen medio para prevenir la osteocondrosis cervical es la terapia con ejercicios. Es mejor si un médico de rehabilitación selecciona un conjunto de ejercicios de terapia de ejercicios para usted. La principal garantía de la eficacia de la terapia de ejercicio es la regularidad, y no la intensidad de la actividad física. Los ejercicios deben realizarse diariamente, al mismo tiempo; esta es la clave del resultado.

Preguntas más frecuentes

¿Es posible curar la osteocondrosis cervical con remedios caseros?

En casa se pueden paliar algunos de los síntomas de la osteocondrosis cervical, pero es imposible realizar un tratamiento completo. El uso de métodos como la acupuntura, la acupresión, la moxibustión, a pesar de la aparente simplicidad de estos procedimientos, requiere una alta calificación y experiencia del médico. Lo mismo se aplica a la hirudoterapia. El uso de ungüentos antiinflamatorios (AINE) tiene un efecto sintomático y puede reducir temporalmente el dolor. Los emplastos de calentamiento, las compresas pueden mejorar la circulación sanguínea local, reducir la tensión muscular, aliviar el dolor, pero no son una cura.

¿Qué es mejor, tratar u operar los discos intervertebrales?

La cirugía está indicada en los casos en los que el tratamiento conservador ya no es posible. Es decir, en presencia de estenosis de la médula espinal o un alto riesgo de que ocurra en la etapa de hernia intervertebral. Este es un último recurso, que se usa involuntariamente para evitar lo peor: la parálisis del cuerpo. De hecho, esto ni siquiera es un tratamiento, ya que no restaura el disco afectado. En todos los casos en los que es posible un tratamiento conservador, es mejor prescindir de la cirugía.

¿Se puede curar la osteocondrosis cervical?

En una etapa temprana e incluso intermedia de la enfermedad, no solo se puede detener su desarrollo, sino que también se puede revertir y se puede lograr la restauración de los discos intervertebrales. Eso es curar la enfermedad. Por supuesto, si después de eso llevas la misma forma de vida, no sigues las recomendaciones del médico, la enfermedad se reanudará. La victoria sobre la osteocondrosis solo es posible con el trabajo conjunto y la responsabilidad del médico y el paciente.