Los principales síntomas y tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica.

La osteocondrosis es una patología en la que los discos intervertebrales disminuyen de tamaño, los nervios se pellizcan, lo que provoca dolor. La región torácica consta de 12 vértebras fijadas con la ayuda de las costillas y el esternón.

dolor de pecho con osteocondrosis

La enfermedad en este segmento de la columna vertebral es menos común que en el lumbar o cervical. La destrucción de la región torácica se manifiesta como consecuencia de una mala postura, escoliosis.

Síntomas y tratamiento de la osteocondrosis torácica durante la exacerbación.

El principal signo de exacerbación de la osteocondrosis en el segmento torácico se considera un dolor agudo, localizado en la espalda y los costados, que puede no cesar durante un largo período de tiempo. Sin asistencia oportuna, el síndrome de dolor permanece durante varias semanas, meses. Puede intensificarse con cualquier movimiento humano, respiración profunda, al toser, por la noche.

En caso de daño a las vértebras superiores, el dolor de espalda aparece en el esternón, los omóplatos, las articulaciones de los hombros y el abdomen. Con la disfunción de las vértebras inferiores, que se encuentran junto a la lumbar, hay problemas con los intestinos y la vejiga. A menudo, el paciente en el período de exacerbación de la enfermedad tiene estreñimiento o incontinencia.

Puede ocurrir una disfunción de los órganos pélvicos, que con el tiempo lleva a un movimiento limitado de las caderas.

Si aparecen síntomas, debe buscar ayuda de un especialista. En este caso, un neuropatólogo o vertebrólogo ayudará. Después del diagnóstico, prescribirán el tratamiento necesario, que corresponderá a la naturaleza de la enfermedad y la gravedad.

Para que el tratamiento tenga el efecto deseado, es necesario el diagnóstico. Ayuda a identificar el tipo y la etapa de la enfermedad, informa sobre el estado de la columna vertebral. Los métodos más efectivos son la resonancia magnética y la tomografía computarizada. A veces, un médico necesita una radiografía, pero no brinda una imagen completa del problema.

El tratamiento durante una exacerbación es sintomático. Se basa en el alivio del dolor, que es causado por las contracciones musculares y la inflamación que ha surgido en el área afectada. Se introducen inyecciones de medicamentos no esteroideos para aliviar la inflamación, vitamina B, antiespasmódicos. Posteriormente, es posible cambiar al uso de ungüentos y tratamiento farmacológico.

Si el médico tiene un caso grave, puede prescribir bloqueos terapéuticos. En el complejo de terapia hay bioestimulantes, condroprotectores. A medida que el dolor agudo retrocede, los especialistas recomiendan un tratamiento de fisioterapia. Debe incluir una combinación de masaje, acupuntura, magnetoterapia. A veces se recomienda la tracción espinal.

Síntomas y tratamiento de la osteocondrosis de la región torácica en hombres.

El cuerpo masculino es más resistente y está acostumbrado a soportar un gran esfuerzo físico, por lo que los síntomas del desarrollo de la osteocondrosis torácica son leves. Muy a menudo, el dolor ocurre en el área del pecho. Al mismo tiempo, pueden ocurrir otros signos del desarrollo de la patología, que incluyen:

  • curvatura severa de la columna, visible a simple vista;
  • síndrome gastrológico;
  • pérdida temporal de sensibilidad en las extremidades;
  • escalofríos;
  • lumbago debajo de la costilla;
  • disfunción en los órganos pélvicos;
  • "carne de gallina";
  • rendimiento reducido;
  • rigidez.

La incapacidad para levantar pesas, la sensación de que se acerca un ataque al corazón deben ser la principal razón para acudir al médico.

El síndrome de dolor en 1 grado de gravedad de la enfermedad prácticamente no se siente, aunque ha comenzado el proceso patológico en los discos intervertebrales. El grado 2 es causado por una fisura que ha surgido en el anillo fibroso. Da dolor al paciente, restringe sus movimientos.

Los grados 3 y 4 son diagnosticados por un médico en el caso de que el espacio entre las vértebras haya perdido sus parámetros habituales, las vértebras comenzaron a ejercer presión entre sí. En este caso, el diagnóstico es una hernia de disco. El dolor comienza a aumentar a medida que avanza la enfermedad.

Para comenzar el tratamiento, es necesario identificar la causa del desarrollo de la enfermedad. Un estilo de vida sedentario, la predisposición hereditaria causa con mayor frecuencia el desarrollo de la enfermedad.

En cada caso individual, el tratamiento se selecciona de acuerdo con la gravedad de la osteocondrosis torácica, las características individuales de la persona y otros factores. Al paciente se le prescribe reposo en cama, tomando medicamentos que ayudan a restaurar el tejido óseo.

Como tratamiento farmacológico se puede prescribir:

  • Antiespasmódicos que eliminan los espasmos musculares que se producen en el foco de la patología.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para reducir los ataques de dolor que paralizan al paciente y le impiden respirar.
  • Medicamentos condroprotectores que ayudan a restaurar la estructura de la columna dañada, la funcionalidad de las articulaciones.
  • vitaminas del grupo B.
  • Medicamentos de composición natural que ayudan a retener líquido en los discos intervertebrales.

Además de tomar medicamentos, se requerirán ejercicios terapéuticos. La carga debería tener un efecto beneficioso sobre el segmento torácico de la columna. Un conjunto de ejercicios bien elegido puede prolongar el período de remisión.

El ejercicio más popular es la plancha. Debe realizarse a partir de 30 segundos, aumentando gradualmente el tiempo. La barra tiene un efecto beneficioso sobre el cuerpo, fortaleciendo la columna torácica, ya que la entrena para soportar la carga.

Colgarse de la barra horizontal es un ejercicio importante que ayuda a restaurar el funcionamiento de toda la columna en su conjunto. Debe hacerlo de forma regular, aumentando el tiempo que se dedicará a su implementación.

Síntomas y tratamiento de la osteocondrosis de la región torácica en mujeres.

Las mujeres son más sensibles que los hombres y, por lo tanto, los síntomas del desarrollo de la osteocondrosis torácica son más intensos en ellas. Se producen los siguientes signos de la enfermedad:

  • síndrome de dolor en la región del esternón;
  • la aparición de "piel de gallina" en la piel;
  • dolores de espalda que aparecen en la zona de los omóplatos, con una posición incómoda del cuerpo;
  • mareo;
  • hinchazón de las extremidades;
  • dolor en el abdomen;
  • compresión del esternón;
  • tensión muscular en el abdomen.

Algunos de los síntomas se asemejan a la aparición de patología mamaria, pero con el acceso oportuno a un especialista, se puede realizar un diagnóstico más preciso.

El tratamiento se lleva a cabo de la misma manera que para los hombres: medicación, ejercicios terapéuticos, terapia manual, masajes.

La terapia manual ayuda a eliminar dorsago, dorsalgia, pectalgia. Normaliza la circulación sanguínea en el área de las costillas, ayuda a mejorar el enriquecimiento de la sangre con oxígeno y proporciona una nutrición normal de los tejidos.

El masaje se puede hacer en casa o en un hospital. Ayuda a fortalecer los discos intervertebrales, le permite tomar su ubicación correcta. Estos métodos aceleran la recuperación en la osteocondrosis torácica.