Osteocondrosis de la columna cervical: diagnóstico y tratamiento.

Dolor con osteocondrosis cervical.

¿Tiene dolor de espalda y entumecimiento en las extremidades? Estos son los primeros signos de osteocondrosis. La movilidad insuficiente en el estilo de vida, el trabajo sedentario, el estrés en el cuello y la columna vertebral conducen al hecho de que el cartílago se desgasta, pierde humedad, como resultado de lo cual aparecen microdesgarros.

Con la osteocondrosis cervical, se producen cambios degenerativos en los discos intervertebrales. No solo se dañan los discos, sino también las vértebras y las articulaciones de la columna cervical. Si la enfermedad no se trata durante mucho tiempo, el bienestar general del paciente empeora: dolores de cabeza constantes, aparición de una hernia vertebral, deterioro de la circulación cerebral, como resultado de lo cual disminuyen las funciones cognitivas.

Las razones del desarrollo de la osteocondrosis.

La posición incorrecta para sentarse es la razón del desarrollo de la osteocondrosis.

Una posición incorrecta para sentarse, en la que el cuello se tira hacia adelante, conduce al desarrollo de dolencias cervicales. En este caso, existe una presión excesiva sobre los discos intervertebrales, lo que conduce a cambios en el núcleo pulposo y compresión de los vasos sanguíneos. Esta es la posición que ocupa una persona en el lugar de trabajo frente a una computadora. Por lo tanto, los trabajadores de oficina están expuestos con mayor frecuencia al desarrollo de osteocondrosis de la columna cervical.

Además, las razones del desarrollo de la patología pueden ser:

  • distribución incorrecta de la carga al transportar bolsas;
  • un lugar para dormir demasiado blando (la columna vertebral se dobla en una forma antinatural);
  • predisposición genética;
  • falta de vitaminas y minerales en la dieta;
  • trastornos del sistema endocrino;
  • curvatura de la columna vertebral y mala postura durante el crecimiento activo del cuerpo;
  • lesiones de las vértebras cervicales;
  • la presencia de malos hábitos.

Etapas de la enfermedad

Para determinar si sus síntomas de dolor son signos del desarrollo de osteocondrosis de la columna cervical y en qué etapa del desarrollo de la enfermedad, solo un médico experimentado puede hacerlo después del examen y la palpación. En total, la osteocondrosis cervical pasa por cuatro etapas de desarrollo:

  1. Núcleo pulposo: la parte central del disco intervertebral en la primera etapa está moderadamente deshidratada. Como resultado, las funciones de soporte y amortiguación de los discos intervertebrales se pierden gradualmente. En la primera etapa, experimentará dolor con movimientos bruscos, hipotermia y permanecer en una posición durante mucho tiempo.
  2. La segunda etapa de desarrollo se caracteriza por la aparición de congestión y espasmos, que aprietan los capilares y vasos sanguíneos, impidiendo la circulación sanguínea normal. Como resultado, el esqueleto del disco intervertebral se vuelve más delgado, formando una protuberancia (protuberancia hacia adelante o hacia atrás). Bajo la influencia de una carga excesiva en las vértebras cervicales, se forman otseofitos: crecimientos óseos. Las sensaciones de dolor se localizan en un lugar, con giros bruscos e inclinaciones de la cabeza, puede haber dislocaciones de las vértebras cervicales.
  3. Las extrusiones se forman como resultado del adelgazamiento de los discos intervertebrales. El borde del núcleo pulposo rompe el anillo fibroso y se extiende más allá de los bordes del cuerpo vertebral. Se comprimen los músculos y las terminaciones nerviosas. Siente dolor en el cuello, espalda y extremidades.
  4. En la cuarta etapa de la enfermedad, los discos intervertebrales se desplazan y se forman hernias centrales y laterales. Además, se forman cicatrices en los discos, lo que provoca la inmovilidad de la articulación afectada. El paciente experimenta dolor de espalda persistente que se irradia a otras partes del cuerpo, se produce una sensación constante de fatiga y se produce asimetría de partes del tronco.

Síntomas de la osteocondrosis cervical.

Dolor en el cuello y la espalda

Los síntomas de la osteocondrosis de la columna cervical se manifiestan de diferentes maneras, según la etapa de desarrollo de la patología. En las primeras etapas, puede continuar con pocos o ningún signo. El dolor en el cuello y la espalda puede aparecer solo en el caso de una estadía prolongada en una posición, una inclinación o un giro brusco.

En etapas posteriores del desarrollo, se escucha un crujido en la columna vertebral, se produce dolor de espalda en otras extremidades y se produce entumecimiento de partes del cuerpo. Con la formación de osteofitos y extrusiones, existen:

  • dolores de cabeza en la parte posterior de la cabeza y parietal;
  • trastornos del habla y entumecimiento de la lengua;
  • disminución de la sensibilidad de la piel del cuello;
  • trastornos respiratorios;
  • caídas en la presión arterial;
  • trastornos de los latidos del corazón;
  • ruido y congestión en los oídos;
  • desmayo.

Los síntomas de la osteocondrosis de la columna cervical en las mujeres son mucho más pronunciados que en los hombres. Esto se debe al hecho de que las mujeres tienen una predisposición a las enfermedades vasculares y una estructura más frágil de los segmentos óseos de la columna vertebral. Los síntomas de la enfermedad comienzan a aparecer cuando hay un cambio en los discos intervertebrales. Esto conduce a la interrupción de la circulación sanguínea normal y provoca fuertes dolores de cabeza, mareos, neurosis. La exacerbación de la enfermedad en las mujeres a menudo ocurre durante la menopausia, cuando el cuerpo está sujeto a cambios en el entorno hormonal.

Los síntomas de la osteocondrosis cervical en los hombres son similares a los de las mujeres; la disfunción eréctil se puede observar por separado.

El dolor de cabeza en la osteocondrosis cervical es causado por una circulación sanguínea alterada en el cerebro y la médula espinal. Cuando las vértebras se desplazan, pellizcan las arterias y el contenido de oxígeno en la sangre disminuye. Desafortunadamente, es posible que este dolor no desaparezca incluso después de tomar analgésicos fuertes. Por lo tanto, es importante abordar la solución del problema de manera integral. El mareo con osteocondrosis cervical puede ir acompañado de un oscurecimiento en los ojos, la aparición de tinnitus. Esto se debe a que los músculos espasmódicos provocan una reducción del suministro de oxígeno al cerebro.

Son comunes un bulto en la garganta con osteocondrosis de la columna cervical, así como ardor, dificultad para respirar y espasmos musculares. La enfermedad provoca la compresión de las fibras nerviosas de la columna cervical en la cabeza y el cuello. Los trastornos de los impulsos nerviosos provocan dolor de garganta.

Debido a los espasmos de los vasos sanguíneos y la irritación de las terminaciones nerviosas, se producen aumentos repentinos de la presión arterial. El aumento de la presión más baja en la osteocondrosis indica que el suministro de sangre a ciertas áreas del cerebro está afectado, ya que la arteria vertebral está comprimida por los discos intervertebrales. Como resultado, se produce falta de oxígeno y aumenta la presión arterial.

¿Cómo se diagnostica la osteocondrosis de la columna cervical?

Resonancia magnética para el diagnóstico de osteocondrosis cervical

El diagnóstico de patología comienza con una consulta especializada. Ante las primeras manifestaciones de osteocondrosis, consulte a un reumatólogo, neuropatólogo, cirujano o traumatólogo ortopédico. El médico le preguntará sobre los síntomas y la frecuencia de su manifestación, debe proporcionar al especialista un historial médico completo y los resultados de estudios previos (si corresponde). El especialista realizará un examen visual y palpación, enviará para análisis. Durante el examen, el médico presta especial atención a la movilidad del cuello, el tono muscular, la sensibilidad de la piel e identifica las áreas más dolorosas.

Para identificar el estado de los músculos, ligamentos, vasos sanguíneos, para detectar procesos inflamatorios o tumores, se prescribe un método de diagnóstico informativo y seguro: resonancia magnética de la columna cervical. Durante una resonancia magnética de osteocondrosis, el paciente se acuesta en una mesa retráctil especial con la espalda. Se colocan rodillos en la cabeza del paciente para aliviar la tensión muscular y las extremidades se fijan con correas. Cualquier leve movimiento durante el procedimiento puede afectar la calidad del resultado. A continuación, la mesa se dirige hacia el área del tomógrafo. El procedimiento no causa dolor. El tomógrafo hace mucho ruido durante el escaneo, por lo que puede usar auriculares para no sentir molestias.

Si la resonancia magnética está contraindicada, existen otros métodos de diagnóstico como la tomografía computarizada y la radiografía. La radiografía solo es adecuada para el diagnóstico primario y no proporciona una imagen capa por capa del tejido afectado. Sin embargo, este estudio es el más simple y económico, ya que permite examinar el cuerpo del paciente en varias proyecciones. Debido a la fuerte exposición del cuerpo a la radiación, no se deben tomar radiografías con frecuencia.

Durante la tomografía computarizada, la exploración se realiza utilizando uno o más haces de rayos ionizantes. Pasan por el cuerpo humano y son registrados por detectores. Los detectores se mueven a lo largo del cuerpo del paciente en direcciones opuestas y registran hasta 6 millones de señales. Los tejidos de diferente densidad se muestran en la imagen con una definición precisa de los límites de los órganos y las áreas afectadas en forma de sección. El procedimiento le permite obtener una imagen en capas.

Tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical.

Neuropatólogo, que determina el tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical.

La forma de tratar la osteocondrosis cervical será determinada solo por un médico después de un examen, estudiando el historial médico y obteniendo los resultados de los diagnósticos de hardware. Si la enfermedad se diagnosticó en una etapa temprana, el tratamiento será conservador. En el tratamiento de la osteocondrosis, es importante adherirse a un enfoque integrado: tomar medicamentos, participar en fisioterapia, ir a un masaje terapéutico y evitar un esfuerzo físico intenso.

En primer lugar, debes detener el dolor. Para ello, se prescriben analgésicos y analgésicos locales. Con espasmos musculares severos, se prescribe usar un collar ortopédico. Una vez eliminado el síndrome de dolor, es necesario detener el proceso inflamatorio y restaurar la circulación sanguínea normal. Para ello, se lleva a cabo una terapia antioxidante, antiinflamatoria. Como medidas adicionales, se prescriben ejercicios terapéuticos y natación. Puedes hacer educación física tanto en casa como con un entrenador.

Si la osteocondrosis se vuelve grave, el médico puede recetarle una cirugía. Se recurre a la operación en casos raros cuando la patología se desarrolla en el contexto de otras enfermedades: escoliosis, hernias discales, curvatura o desplazamiento de la columna vertebral, lesiones.

El tratamiento de la osteocondrosis cervical en mujeres no difiere mucho del tratamiento de hombres. Sin embargo, los médicos a menudo recomiendan que las mujeres se apliquen compresas externas para calentar y fortalecer los músculos cervicales.

Los expertos recomiendan desde la primera infancia participar en la prevención de diversas enfermedades de la espalda. Para hacer esto, debe formar la postura correcta mientras camina y permanece en el escritorio. Una nutrición adecuada y un fortalecimiento adecuado de los músculos de la espalda ayudarán a evitar consecuencias negativas en el futuro.