Osteocondrosis de la columna lumbar.

La osteocondrosis es la forma más grave.osteocondrosis de la columna lumbarLesiones degenerativas-distróficas de la columna vertebral, que se basan en la derrota del núcleo pulposo del disco intervertebral, con deformaciones posteriores de los cuerpos de las vértebras adyacentes, articulaciones intervertebrales, trastornos del aparato ligamentoso, afectación del sistema nervioso y vasos sanguíneos. en el proceso patológico.

Una de las formas más comunes de osteocondrosis es la osteocondrosis de la columna lumbar, o más precisamente, de la columna lumbosacra. Muchos, tanto hombres como mujeres, están familiarizados con el dolor de espalda en la región lumbar, el sacro, las extremidades inferiores, causado por varios tipos de osteocondrosis lumbar y sus complicaciones. Entre las causas de invalidez y discapacidad temporal, esta enfermedad ocupa uno de los primeros lugares.

El curso de la enfermedad es crónico, generalmente con períodos de exacerbaciones. Muy a menudo, la exacerbación de la osteocondrosis de la columna lumbar es provocada por levantar y cargar pesos pesados, hipotermia, estrés, trauma.

Osteocondrosis de la columna lumbar: causas, mecanismo de aparición y desarrollo

No se ha identificado una causa inequívoca de osteocondrosis, la enfermedad se considera multifactorial. La teoría más popular es que la causa de la osteocondrosis de la columna es una tensión muscular constante o hipotonía muscular, tensión muscular no fisiológica, que conduce a una sobrecarga de los segmentos vertebrales, un deterioro en su irrigación sanguínea y, en última instancia, a la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones, lo que resulta en osteocondrosis.

La causa del envejecimiento prematuro de los discos intervertebrales también puede ser trastornos endocrinos y metabólicos, predisposición hereditaria al desarrollo de osteocondrosis, trastornos autoinmunes, microtraumatismos. También se ha demostrado el papel negativo de las patologías viscerales, es decir, las asociadas a los órganos internos, en el desarrollo de la osteocondrosis de la columna. Un papel importante en el desarrollo de la enfermedad pertenece a la herencia desfavorable. La contribución de los factores hereditarios a la aparición de osteocondrosis lumbar es de alrededor del 60%, el resto se atribuye a factores de efectos externos adversos en la columna.

Los factores que contribuyen al desarrollo de la osteocondrosis tanto en la zona lumbar como en otras partes de la columna son muy numerosos. Los principales son: postura incorrecta, inactividad física, sobreesfuerzo muscular en la región lumbar como resultado del transporte constante de cargas pesadas o sobrecarga repentina, cambios hormonales, enfermedades endocrinas y somáticas, interrupción del suministro normal de sangre a los tejidos del columna vertebral, estrés emocional, cambios relacionados con la edad, mala nutrición. Bajo la influencia de estos factores, los procesos de deshidratación y trastornos circulatorios, artrosis y subluxación en articulaciones pequeñas, crecimientos óseos, discos prolapsados: las hernias aumentan gradualmente en las estructuras de la columna vertebral.

Los estilos de vida sedentarios y las lesiones de espalda son las causas más obvias de osteocondrosis lumbar. Por tanto, el grupo de riesgo incluye principalmente a aquellas personas cuya profesión está directamente relacionada con la carga en la espalda. Se trata de una amplia gama de profesiones: vendedores y camareros, cirujanos y profesores, todos los cuales tienen que pasar la mayor parte de su tiempo de trabajo de pie. El grupo de riesgo incluye a los constructores y motores, así como a los deportistas que, debido a su ocupación, tienen grandes cargas en la columna. Además, los conductores, diversos oficinistas, programadores, es decir, los que trabajan mayoritariamente sedentarios y que padecen hipodinámica, padecen osteocondrosis de la columna lumbar.

Síntomas de osteocondrosis de la columna lumbar.

Con la osteocondrosis lumbar, son posibles sensaciones de dolor de diferente naturaleza. Esto puede ser tanto dolores dolorosos que ocurren durante una sesión prolongada o después de dormir, como punzadas agudas, atrapadas en la posición más incómoda y que no dan la oportunidad de enderezarse. El pellizco de las raíces nerviosas, la irritación de los propios nervios de la columna vertebral, el edema y la irritación de los músculos y ligamentos ubicados en la zona de inervación de la columna lumbar provocan dolor.

El síndrome de dolor puede ser causado por compresión de las estructuras radiculares (radiculopatía), compresión de la médula espinal (mielopatía por compresión), daño a la médula espinal debido a un riego sanguíneo deficiente debido a la compresión, estrechamiento (estenosis) de las arterias y venas irrigantes ( mieloisquemia vascular por compresión).

La causa de la compresión puede ser: protrusión y hernia de discos intervertebrales, espondilolistesis (deslizamiento de la vértebra hacia adelante en relación con la subyacente), proliferación de osteofitos y tejido cartilaginoso en el segmento vertebral. Como resultado, la osteocondrosis de la columna lumbar conduce a un estrechamiento del canal a través del cual pasan los nervios espinales o las estructuras vasculares, y bajo ciertas condiciones (movimientos incómodos, esfuerzo físico, rotación fallida del tronco, etc. ), compresión (apretar ) puede ocurrir. La compresión de las estructuras nerviosas conduce a varios síndromes de dolor, espasmos musculares. La compresión de los vasos sanguíneos provoca la interrupción del suministro de sangre: comienza la isquemia de un órgano que se alimenta de este vaso o arteria.

Síndromes clínicos de osteocondrosis de la columna lumbar.

El cuadro clínico en la osteocondrosis lumbar está determinado por un complejo de síntomas vertebrales (cambios en la estática y dinámica de la columna lumbar) y síntomas extravertebrales, que se entienden como una disfunción de las estructuras neurológicas y vasculares en la región lumbosacra de la columna.

Síndromes vertebrales de osteocondrosis lumbar

Con la osteocondrosis lumbar, el síndrome vertebral se caracteriza por el siguiente complejo de síntomas:

  • violación de la configuración del segmento anatómico funcional vertebral: hay un aplanamiento o (con menos frecuencia) un aumento de la lordosis, escoliosis o lordoscoliosis.
  • violación de la movilidad en la región lumbar, disminución del rango de movimiento, desequilibrio tónico muscular causado por la tensión de los músculos poliarticulares profundos y superficiales.
  • dolor y molestias locales durante los movimientos activos y pasivos, que provoca tensión muscular tónica refleja.
  • violación de la función motor-resorte tanto del disco intervertebral como del segmento motor-vertebral en su conjunto.
  • dolor local (aumento de la sensibilidad) de las estructuras osteo-ligamentosas de la columna en el área afectada (dolor a la palpación, síndrome de dolor vertebral y / o vertebral local (regional)).

Es importante tener en cuenta que con la osteocondrosis de la columna lumbar, siempre se observan patologías vertebrales. La presencia de signos de mielopatía, radiculopatía y mielorradiculopatía sin signos clínicos y morfológicos evidentes de síndrome vertebral requiere, por regla general, un examen más profundo del paciente en busca de lesiones primarias ("no vertebrales") del sistema nervioso.

Síndromes extravertebrales (reflejos y de compresión) en la osteocondrosis de la columna lumbar

Los síndromes extravertebrales se dividen en dos grandes grupos: reflejo y compresión.

Los síndromes reflejos preceden a los de compresión y son causados por la irritación de los receptores de las raíces nerviosas que salen del canal espinal a través del agujero intervertebral. La irritación puede ser causada por hernia intervertebral, crecimientos óseos, así como trastornos vasculares (edema, mala circulación), inflamación. En algunos casos, esto conduce a un dolor intenso, que ocurre no solo localmente, sino también a lo largo del nervio a una distancia del sitio de la irritación, el llamado "dolor reflejado". El dolor reflejado puede ser breve y agudo ("lumbago" ) o aburrido y prolongado. En la zona de inervación del nervio dañado, son posibles alteraciones vegetativas (ardor, piel de gallina, alteración de la sensibilidad). El dolor miofascial es posible: espasmo muscular, que conduce a la restricción del movimiento.

Los síndromes reflejos incluyen lumbago ("lumbago") en el desarrollo agudo de la enfermedad y lumbodinia en curso subagudo o crónico.

Los síndromes de compresión son síndromes que resultan de compresión, pellizco de nervios, vasos sanguíneos y la médula espinal en la región de los segmentos de movimiento de la columna lumbar. Los síndromes de compresión en la osteocondrosis de la región lumbosacra se subdividen en radicular y vascular-radicular. Un caso especial de síndrome de compresión es la mielopatía, una infracción de la médula espinal.

Los síndromes radiculares (radiculopatía) generalmente son causados por protuberancias del disco, que causan la infracción de las raíces espinales. Los síntomas radiculares resultantes corresponden al nivel del segmento vertebral afectado. Las raíces L4-S1 son las más afectadas.

Los trastornos neurológicos vasculares-radiculares son causados por la compresión de la hernia en la raíz y la arteria radicular que la acompaña. En este caso, la "ciática paralítica", caracterizada por paresia periférica o parálisis de los músculos extensores del pie, puede desarrollarse catastróficamente rápidamente. En tales casos, la aparición de trastornos del movimiento se acompaña de la desaparición del síndrome de dolor.

Las manifestaciones neurológicas incluso más graves causan un suministro de sangre deficiente a la médula espinal debido al daño de las arterias radicular-espinales. En este caso, se desarrolla mielopatía discirculatoria crónica, generalmente a nivel del engrosamiento lumbar de la médula espinal.

La variante más desfavorable de los síndromes radiculares vertebrogénicos lumbares es la compresión de la cola de caballo, el llamado síndrome caudal. La mayoría de las veces es causada por una hernia de disco media prolapsado, que comprime todas las raíces al nivel del segmento afectado.

Clasificación clínica de la osteocondrosis de la columna lumbar. Grados de osteocondrosis

La clasificación de la osteocondrosis lumbar por grados se utiliza para caracterizar sistemáticamente las manifestaciones clínicas de la enfermedad. Esta clasificación describe sistemáticamente los síntomas de la enfermedad y comienza desde el momento en que el paciente tiene dolor.

1 grado de osteocondrosis

Ocurre cuando un disco intervertebral se rompe debido a un movimiento repentino o sobreesfuerzo. Se manifiesta en un dolor repentino, en la columna hay una sensación del paso de una corriente eléctrica, los músculos están tensos por reflejo.

2 grados de osteocondrosis

El segundo grado puede manifestarse en forma de síntomas de protrusión intervertebral e inestabilidad espinal. Dolor crónico que empeora con el esfuerzo. Se alternan intervalos de remisión y exacerbación. La columna cervical se caracteriza por dolor de cuello, agravado tras una larga estancia en una posición, dolores de cabeza, dolor en el brazo, dolor en el hombro, molestias intermitentes o entumecimiento en los dedos. Para la columna lumbar: dolor de espalda, dolor en la región de los glúteos, dolor recurrente en el sacro, fatiga frecuente en las piernas.

3 grado de osteocondrosis

Se manifiesta en forma de síntomas de hernia de disco (dolor a lo largo del nervio afectado, entumecimiento de brazos o piernas, cambios en la marcha, dolores de cabeza) o síntomas distantes de una hernia intervertebral (en la columna cervical: dolores de cabeza frecuentes, tinnitus, mareos, disminución de la visión, audición, fuerza muscular en las manos; en la columna torácica: latidos cardíacos irregulares, dificultad para respirar; en la columna lumbar: enfermedad renal, tracto gastrointestinal, trastornos genitales, entumecimiento o debilidad en las piernas).

4 grado de osteocondrosis

En general, se acepta que el cuarto grado de osteocondrosis comienza desde el momento en que la hernia ya no se manifiesta, las manifestaciones de la enfermedad pueden disminuir, pero los síntomas de inestabilidad espinal, deslizamiento o torsión de las vértebras, o su fijación completa en relación con el uno al otro aún permanece. A ellos pueden unirse manifestaciones de crecimientos de los cuerpos vertebrales (osteofitos), que también pueden comprimir los nervios espinales o bloquear el canal espinal (estenosis secundaria del canal espinal) y comprimir la médula espinal (isquemia medular). Además, las consecuencias de la cirugía se pueden atribuir al cuarto grado si la hernia se eliminó rápidamente (varios tipos de trastornos de inervación, paresia, inflamación).

Tratamiento de la osteocondrosis de la columna lumbar.

Cuando el dolor lumbar agudo ocurre por primera vez, definitivamente debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico a fin de excluir un ataque de cólico renal, apendicitis o cualquier otra enfermedad que requiera atención médica de emergencia.

Si se conoce la causa del dolor de espalda, y esta es una exacerbación de la osteocondrosis de la cubierta lumbar de la columna, en primer lugar, es necesario reducir la carga en la columna tanto como sea posible. Es necesario observar el reposo en cama durante 3 a 7 días; a veces solo esto puede reducir significativamente el dolor. Pero para acelerar la recuperación, necesita el tratamiento correcto, es decir, efectivo. Debe estimular sus propios procesos de protección y mejora de la salud en el cuerpo humano. El tratamiento debe tener en cuenta la localización de la lesión, la etapa de la enfermedad, el estado funcional del cuerpo y sus sistemas individuales. El tratamiento quirúrgico de esta enfermedad está indicado solo en casos muy graves. Muy a menudo, se utilizan varios métodos de tratamiento conservador de la osteocondrosis.

Tratamiento conservador de la osteocondrosis lumbar.

Los métodos conservadores de tratamiento son, en primer lugar, el tratamiento farmacológico. Para reducir el dolor, así como para reducir la inflamación, que a menudo es la causa del síndrome vertebral, se prescriben medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en forma de tabletas o, en casos agudos, en forma de inyecciones. A veces, después de una inyección de un analgésico, el dolor desaparece y no vuelve a aparecer incluso cuando expira la duración del fármaco. Esto significa que hemos logrado romper el círculo vicioso en el que el dolor provoca espasmos musculares y la tensión muscular, a su vez, aumenta el dolor. Sin embargo, si el dolor continúa durante mucho tiempo, es importante recordar que los AINE suelen tener varios efectos secundarios y, si se toman durante un tiempo prolongado, pueden causar complicaciones no deseadas: una disminución en la cantidad de leucocitos en la sangre, complicaciones de el tracto gastrointestinal.

A menudo, para mejorar el estado general de los pacientes, se recetan sedantes (sedantes) durante 1-3 semanas, así como pequeñas dosis de antidepresivos. Con osteocondrosis de la columna lumbar, si es necesario, se produce bloqueo de novocaína. Recientemente, se han utilizado con éxito fármacos anticonvulsivos para aliviar el dolor.

Para reducir los síndromes compresivos, se utiliza la terapia manual, el tratamiento de tracción (tracción de la columna) y, en casos especiales, la cirugía.

Cuando las propiedades de fijación del aparato ligamentoso-articular de la columna vertebral se debilitan, se recomienda utilizar dispositivos de fijación: corsés, collares, vendajes, etc. Sin embargo, los dispositivos de fijación solo se pueden usar por un tiempo limitado, ya que se observa un debilitamiento muscular al usarlos. Y para los pacientes con osteocondrosis de la columna vertebral, es extremadamente importante en el futuro fortalecer su propio corsé muscular.

Después de la eliminación de los síntomas agudos, primero viene la tarea de crear la fijación muscular y luego estimular los procesos de regeneración de las estructuras dañadas. Para ello, se utilizan ejercicios terapéuticos, reflexología, masajes. Para esto, se utilizan condroprotectores (medicamentos para la restauración del tejido del cartílago). Y también fármacos que mejoran el estado de los vasos sanguíneos (angioprotectores), vitaminas, principalmente del grupo B, preparados de calcio que mejoran el estado del tejido óseo.

Los procedimientos fisioterapéuticos se utilizan ampliamente para tratar la osteocondrosis de la columna. Reducen el dolor y la hinchazón de los tejidos, mejoran la circulación sanguínea y estimulan la fijación muscular. Los procedimientos se pueden combinar, alternar. Se pueden utilizar métodos de fisioterapia, tales como:

  • darsonvalización del área afectada de la espalda y extremidades afectadas;
  • electroforesis;
  • radiación láser de baja energía;
  • ultrasonido;
  • exposición a un campo magnético;
  • procedimientos térmicos.

En las condiciones del sanatorio, se utilizan con éxito lodo, ozoquerita, aplicaciones de parafina, radón, sulfuro, sulfuro de hidrógeno, trementina y otros baños.

Debe recordarse que se requiere un período de tiempo bastante largo para el desarrollo de la regeneración completa; en circunstancias favorables, ocurre en el sexto mes. Por tanto, el tratamiento debe ser de larga duración. Debe llevarse a cabo en combinación, es decir, combinar medicamentos con fisioterapia y ejercicios de fisioterapia.