Cómo reconocer las manifestaciones de la osteocondrosis cervical.

dolor de cabeza con osteocondrosis cervical

¿Cómo reconocer la osteocondrosis cervical, si sus manifestaciones están parcialmente enmascaradas por otras enfermedades? Después de todo, sucede que una persona solo tiene dolor de cabeza o aparecen náuseas irracionales.

Una persona culpa a la presión atmosférica o los alimentos de mala calidad por sus problemas, pero de hecho estas son las primeras "campanas" de la manifestación de las lesiones de osteocondrosis del cuello.

¿Qué es la osteocondrosis cervical? ¿Cómo se manifiesta? Probablemente, mucha gente piense en esto, porque la mayoría de las personas mayores de treinta años padecen esta enfermedad y, a veces, se presenta en personas más jóvenes.

Los principales signos de la enfermedad.

Esta enfermedad se basa en la destrucción gradual de los discos intervertebrales, por lo que no son capaces de amortizar por completo las vértebras cervicales móviles.

Por este motivo, hay compresión de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas, que provocan trastornos vegetativo-vasculares o neurológicos.

¿Cómo se manifiesta la osteocondrosis de la columna cervical? La mayoría de la gente está acostumbrada a pensar que hay rigidez y dolor al mover el cuello. Esto puede suceder si la raíz nerviosa está inflamada o pellizcada, pero estos síntomas no siempre son necesarios. Puede sospechar la presencia de osteocondrosis cervical si:

  • Dolores de cabeza frecuentes e irrazonables, especialmente después de despertarse. La principal señal de advertencia debería ser que estos dolores pueden desaparecer espontáneamente después de que la persona se levanta de la cama y se mueve un poco.
  • Zumbidos en los oídos o pérdida auditiva sin motivo aparente.
  • Pueden ocurrir ataques repentinos de mareos y oscurecimiento de los ojos, y desmayos repentinos.
  • Temblores periódicos en las manos y alteración de la coordinación de los movimientos, la marcha puede cambiar.
  • La aparición de dolores de muelas y deterioro del estado de los dientes.
  • Si los músculos faríngeos se ven afectados, la voz puede cambiar o pueden aparecer ronquidos nocturnos.
  • Disminución de la agudeza visual.

Si un nervio se ha comprimido o inflamado, puede haber:

  • Entumecimiento en los dedos o en todo el brazo.
  • Dolor al mover el cuello, a veces irradiado a la sien o la mandíbula.
  • Dolor severo en el hombro, a veces en todo el brazo.

Que causa la patología

¿Qué causa la osteocondrosis del cuello? Son muchas las razones que pueden provocar la destrucción del cartílago intervertebral. Los más comunes son:

  • Debilidad del corsé musculoso. Esto se debe a la inactividad física: los músculos intervertebrales se debilitan y no pueden proporcionar una protección confiable del tejido cartilaginoso bajo tensión.
  • Sobrepeso. Debido a esto, aumenta la carga en toda la columna vertebral.
  • Varias infecciones, con mayor frecuencia en la región nasofaríngea. Por ejemplo, si una persona sufre de amigdalitis crónica, la probabilidad de osteocondrosis aumenta en un 78%.
  • Mala postura que tensiona los músculos de la espalda.
  • Cambios traumáticos y escolióticos.
  • Trastornos hormonales.
  • Actividad física inusualmente intensa.
  • Situaciones estresantes prolongadas que provocan tensión neuromuscular, especialmente en la cintura escapular.
  • Larga estancia en el frío.

Cómo saber si tiene una enfermedad

consulte a un médico para la osteocondrosis cervical

Incluso si una persona tiene algunos síntomas y han sucedido factores provocadores, esto no significa que exista esta enfermedad en particular. Los dolores de cabeza, la discapacidad auditiva o los mareos pueden ocurrir por otras razones.

Solo un neurólogo puede saber cómo identificar los signos de osteocondrosis, utilizando la investigación médica para diferenciarlos de los síntomas de otras enfermedades.

Como regla general, para esto es suficiente tomar una radiografía de la región cervicotorácica, que mostrará cambios en el tejido del cartílago. Para identificar las etapas más tempranas o la gravedad de la enfermedad, se utilizan estudios bioquímicos de laboratorio.

Sabiendo cómo determinar la osteocondrosis de la columna cervical, puede buscar consejo médico ante los primeros signos de advertencia.

Desafortunadamente, esta enfermedad no se puede curar, pero, especialmente en las primeras etapas, es posible detener la destrucción del cartílago y reducir la probabilidad de exacerbaciones graves con dolor intenso y alteración de la libertad de movimiento.